18 Jul 2019
Publicado en Noticias
Valora este artículo
(1 Voto)

Los colombianos pasaron de comer 150 libras a 126 libras al año, según estudio de Fedepapa. Aunque el 99,7 por ciento de los hogares colombianos incluye la papa entre los productos de la canasta familiar, el consumo de este tubérculo está disminuyendo, según halló un estudio que será revelado el próximo jueves durante el Congreso de Fedepapa.

En el país se consumen 2’700.000 toneladas de papa al año, es decir, buena parte de la producción, es para consumo interno, por lo que a los paperos les preocupa que, de consumir 75 kilogramos (150 libras) por persona anuales, los colombianos hayan pasado a demandar sólo 63 kilogramos (126 libras), de acuerdo con el estudio.
Para José Manuel García, presidente del gremio de productores de papa, las razones de esta situación son fundamentalmente dos. “Hay un asunto nutricional de por medio, pues se ha propagado la idea de que este producto engorda, y lo segundo es que las amas de casa cada vez tienen menos tiempo para lavar, pelar, picar y cocinar la papa”.

De acuerdo con la investigación, que se realizó en las principales ciudades del país, más del 50 por ciento de los hogares en Colombia compra papa al menos una vez por semana, y la frecuencia de consumo es de 5,4 días a la semana. La variedad que más se utiliza es la sabanera, pues el 42 por ciento la tiene en su mesa todos los días. Le sigue la pastusa, que hace parte del menú diario del 37 por ciento de los habitantes. No obstante, la variedad preferida por el paladar de los colombianos es la criolla, que gusta al 80 por ciento de los consumidores.

Un 44 por ciento de los compradores del tubérculo lo adquiere en la tienda de barrio, que sigue siendo el principal canal de venta. Con respecto al precio, no parece ser relevante en la disminución de la demanda de papa. Con corte al 6 de agosto, el precio de un kilo de una papa como la criolla era de 3.200 pesos, sin embargo, el presidente de Fedepapa, señala que “el estudio evidencia que el precio no impacta el consumo. Cuando sube, las amas de casa solo reducen temporalmente la compra”.

Cada uno de estos hallazgos llevarán a los paperos, según explicó García, a buscar mecanismos para que el producto tenga un valor agregado y pueda así incrementar su consumo entre los colombianos. Además de la baja en el consumo interno, Fedepapa abordará también, en el Congreso, el tema de las exportaciones, pues Venezuela, que era uno de los mayores demandantes de la producción nacional, redujo sus compras totales de artículos colombianos en un 16 por ciento, según el informe a junio del Dane.

“Vamos a analizar los mercados de las islas del Caribe, porque restablecer la relación comercial con Venezuela no es fácil”, dijo García. La meta de los productores colombianos es exportar a islas caribeñas entre 3.000 y 5.000 toneladas al año.

Pocos dejarían de comerla. Solo el 1,8 por ciento de los colombianos dice que estaría dispuesto a reemplazar este producto cuando el precio sube mucho. Los jóvenes están entre los que más están dejando de consumir el tubérculo y los hombres lo prefieren en su menú más que las mujeres, de acuerdo con el estudio de Fedepapa.

Más en esta categoría: Exportaciones Chilie »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.